Asumher

Web page heading

Contenido

News detail

sábado, 31 de diciembre de 2011

Piden 3 años de cárcel por contaminación por ruidos de una discoteca marbellí

En 1999, tras iniciarse la actividad de la discoteca, comenzaron las denuncias de los vecinos ante el Ayuntamiento de Marbella por las molestias durante fines de semana y vacaciones a los vecinos de los pisos superiores, según la calificación fiscal a la que ha tenido acceso Efe.

Uno de los vecinos afectados por los ruidos realizó en 2008 mediciones que dieron como resultado niveles máximos de 38,4 decibelios y mínimos de 32,5 a las 03.22 horas, cuando el límite establecido por el reglamento contra la Contaminación Acústica en Andalucía es de 30 decibelios.

Para contrastar estos datos, un técnico del ayuntamiento realizó mediciones en la discoteca y en el apartamento durante una noche de sábado del mismo año y comprobó cómo en el dormitorio de dicho vecino se alcanzaban los 41 decibelios y se superaba en 11 el máximo permitido.

La Fiscalía considera en su escrito que los imputados "apagaron" el limitador acústico que estos establecimientos tienen obligación de instalar y mantener en funcionamiento.

Asimismo, el fiscal señala que el Ayuntamiento de Marbella "no desplegó actividad alguna contra el ruido", pese a la existencia de la Ordenanza sobre Emisión y Recepción de Ruidos y Vibraciones, que sitúa en 28 decibelios el límite de recepción de ruidos en un dormitorio y exige un máximo de 90 en la pista de baile.

La actividad de los acusados, según las fuentes, afecta a la salud de dos vecinos que presentan, respectivamente "un cuadro ansioso con fenómenos evitativos y anticipatorios provocados probablemente por un trauma acústico prolongado" y "un transtorno adaptativo, con predominio de alteraciones de otras emociones".

Por ello, la Fiscalía entiende que los acusados son responsables en concepto de autores de un delito contra el medio ambiente, por emisión de ruidos, con riesgo grave para la salud de las personas, y pide 3 años de prisión para cada uno y una multa de veinte meses con una cuota diaria de 20 euros, lo que suma 12.000 euros en total.

Además, el Fiscal solicita que sean inhabilitados para gestionar establecimientos con música durante un período de tres años, además de la clausura del local, que no podría ser usado para la actividad de discoteca o pub durante ese tiempo.

Por los perjuicios causados a los dos vecinos anteriormente citados "con intencionalidad y reiteración", se pide que los acusados los indemnicen por dos días de molestias a la semana desde 2006, lo que equivaldría al pago de 34.034 euros a cada uno.

El Mundo.es

Pie de página