Asumher

Cabecera de la página web

Contenido

Detalle de noticia

domingo, 12 de febrero de 2012

M.Junta sancionará con hasta 300.000 euros infracciones

SEVILLA, 12 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Medio Ambiente sancionará con hasta 300.000 euros infracciones administraciones u omisiones que sean contrarias a las normas de calidad y prevención acústica consideradas "muy graves", según establece el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica en Andalucía, aprobado por el Consejo de Gobierno de la Junta el pasado mes de enero.

El Decreto por el que se regula esta materia, publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), recoge la adopción de los distintos índices, límites y objetivos de calidad fijados en la normativa básica estatal, así como los métodos y procedimientos de evaluación de la contaminación acústica.

Así, el reglamento señala como infracciones administrativas las acciones u omisiones que sean contrarias a las normas de calidad y prevención acústica. Así, recoge como "muy graves", que se sancionarán con multas de 12.001 a 300.000 euros, la producción de contaminación acústica por encima de los valores límites de emisión establecidos en zonas de protección acústica especial, zonas de situación acústica especial o zonas acústicamente saturadas, cualquiera que sea el grado de superación.

Igualmente, el reglamento, recogido por Europa Press, señala como "muy grave" la superación en más de seis decibelios (dBA) de los valores límites de emisión aplicables establecidos en la presente normativa; el incumplimiento de las normas que establezcan requisitos relativos a la protección de las edificaciones contra el ruido, cuando se haya puesto en peligro grave la seguridad o la salud de las personas; o no instalar los equipos limitadores-controladores acústicos correspondientes cuando se produzca un daño grave para el medio ambiente o se haya puesto en peligro grave la seguridad o salud de las personas, entre otras.

6 DECIBELIOS MÁS DEL LÍMITE

En este sentido, subraya que se considerará que se produce un daño o deterioro para el medio ambiente o que se ha puesto en peligro grave la seguridad o salud de las personas la superación en más de 6 decibelios de los valores límites aplicables.

Por otro lado, señala que los responsables de las infracciones, cuyo plazo para resolver y notificar la resolución de los procedimientos sancionadores será de diez meses, serán los titulares de las autorizaciones o licencias; los explotadores de la actividad; las entidades o técnicos que emitan los estudios o certificados acústicos correspondientes; el titular del vehículo de motor o ciclomotor; o el causante de la perturbación acústica.

La normativa establece los criterios para determinar las áreas de sensibilidad acústica, las normas relativas a los equipos de medida y los plazos para que los instrumentos de planificación territorial y urbanística incluyan esta zonificación, así como el apoyo de la Junta para el cumplimiento a la Administración local que lo solicite, con el material, la instrumentación, el asesoramiento y el soporte económico necesario.

En cuanto al ámbito de aplicación del reglamento, se excluyen los comportamientos vecinales, las actividades domésticas y de la vía pública que quedarán reguladas por las correspondientes Ordenanzas Municipales de competencia local. Asimismo, quedan también excluidos la instalación y regulación de veladores y terrazas, el "botellón" y la contaminación acústica que pueda darse dentro de la actividad laboral, por contar con su propia normativa específica.

La norma aprobada se aplicará a cualquier infraestructura, instalación, maquinaria o proyecto de construcción, así como a las actividades de carácter público o privado que se realicen en Andalucía y puedan producir ruidos o vibraciones.

La Vanguardia.com

Pie de página